Els millors moments del pregó de la Mercè

Publicada en

Ferran Adrià propone crear un plato especial para la Mercè

Barcelona, (Efe).- El cocinero Ferran Adrià, una de las personalidades más internacionales de Cataluña, ha ‘cocinado’ hoy el pregón que ha dado inicio a las Fiestas de la Mercè 2013 de Barcelona, en el que ha revelado su receta de la felicidad, cuyo ingrediente fundamental es, a su juicio, la «generosidad».

El mejor cocinero del mundo, según ha recordado el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, ha pronunciado su pregón, titulado «Restaurante la felicidad».

Le han escuchado atentos y divertidos unos 700 invitados que han llenado el Saló de Cent y el vecino Salón de Crónicas del Ayuntamiento de Barcelona, entre los que estaban muchos representantes del gremio de la restauración, políticos catalanes, representantes de Viena, la ciudad invitada a las fiestas, y autoridades civiles y militares.

Mientras, en la plaza de Sant Jaume, decenas de trabajadores de Autobuses de Transportes Metropolitanos de Barcelona y del alumbrado público de la ciudad no han dejado protestar por las condiciones de trabajo de los conductores y la externalización de servicios.

Pasión, memoria y respeto por el pasado, ética y honestidad, libertad, riesgo, pureza, generosidad, innovación y la creatividad, esfuerzo y de capacidad de sacrificio y sentido del humor, son los ingredientes de la felicidad, según Adrià, que no ha respetado ni una coma del pregón previsto y editado para la ocasión.

El cocinero ha puesto especial énfasis en el ingrediente de la «generosidad» y ha propuesto a la sociedad civil que se comprometa más con la investigación y la educación, como sucede en Estados Unidos y como ha hecho él mismo con la «donación del restaurante El Bulli al país» a través de su fundación.

«Si miles de barceloneses y catalanes tomasen este compromiso harían que éste fuera un país increíble en investigación y educación», ha asegurado Adrià, que ha insistido que hay que trabajar para que el futuro sea mejor.
También ha pedido que los hábitos saludables sean «una asignatura en la escuela» y se enseñe cocinar.

El cocinero ha considerado que como pregonero representaba al gremio de la restauración y ha señalado que este es «un gremio importante y una de las referencias de Barcelona» en el mundo, «junto con el Barça».

Precisamente, Adrià ha aprovechado la ocasión para retar a sus «colegas» a crear un plato y un pastel «oficiales» de las Fiestas de la Merçè, ya que no existen.

El cocinero ha insistido en la idea que tanto la fiesta como la cocina son «felicidad» y ha reclamado que se use más esta palabra y se viva y trabaje con este objetivo.

En su pregón el cocinero ha hecho un repaso a la evolución histórica de la cocina catalana y ha señalado la necesidad «de poner en valor la riqueza de asimilación de culturas que ha tenido Barcelona».

En este sentido ha asegurado que no hay que escandalizarse ante los restaurantes japoneses o peruanos «que han venido para quedarse» y acabarán formado parte de la cocina catalana como el «pa amb tomàquet».

«Soy de L’Hospitalet, de Barcelona y de Roses, esta muy bien ser de tres lugares, pero cuando voy a Nueva York todo el mundo me habla de Barcelona», ha explicado el cocinero.

Por eso ha señalado que «Barcelona debe ser referencia pero con seny (sentido común)» y por eso hay que pedir «que el bar de dos estrellas sea bueno».

Leer más: http://www.lavanguardia.com/ocio/20130920/54387832009/adria-plato-merce.html#ixzz2g1gO1l5u
Síguenos en: https://twitter.com/@LaVanguardia | http://facebook.com/LaVanguardia